PARQUE CERO: LYRA (2013)

Son ya unos cuantos los discos que han pasado por mis manos para esta web y es el primero (los míos no cuentan, aunque tampoco los he criticado yo) que recibo de mi Palencia querida. En este caso, Parque Cero, con su reciente “Lyra”, grabado en los también palentinoes KLD Studios por Jorge Calderón.

Siempre es un gustazo hablar sobre los paisanos.

            Este es el último disco, hasta la fecha, de Parque Cero. Ya va teniendo unos mesecitos y es de ley recordar que su presentación se llevó a cabo en el Parque del Salón en plenos Sanantolines de 2013, donde la banda ofrecío un gran concierto.

            Parque Cero nos muestran su rock experimental, incluso podríamos decir casi progresivo, que rompe a andar con una batería ensordecedora y potente, arrancando “Nebra”.  Para los profanos en la banda decir que carecen de vocalista, sustituyendo las melodías vocales por melodías instrumentales, muy bien hilvanadas y secundadas por bajo y batería con gran nivel de compenetración. A diferencia de un grupo con vocalista, que repite, aunque con otra letra, la melodía vocal, ellos pueden modificar y avanzar con diferentes ambientes sonoros a lo largo de los más de ocho minutos que dura este tema, no apto para impacientes.

            Lyra continúa con “Hades”, en el punto opuesto de “Nebra”, como la calma que precede a la tempestad y que como esta, acaba por llegar. La banda desarrolla en este tema un desarrollo sonoro muy interesante, complejo y diverso. Podemos destacar los dibujos musicales que hace el dúo rítmico, bajo y batería, muy bien en su lugar de acompañamiento pero sabiendo ocupar lugares protagonistas en cualquier momento.

            “Octans” adquiere una densidad mayor, variando la importancia instrumental y compaginando papeles y texturas. En esta canción la melodía principal no la lleva la guitarra, sino que esta se la cede a bajo y batería a favor de ambientes sonoros que dan ese sabor progresivo que comentamos más arriba.

            “Draco” arranca con un redoble de batería ejecutado en perfectas condiciones, que da entrada a un juego de guitarra y bajo muy interesante antes de llegar al meollo de la canción, su tema principal. En esta ocasión será la guitarra quien tome las riendas del desarrollo musical, muy variado y trabajado, con cambios de tempo y ritmo, investigando con diferentes tipos de sonidos y distorsión. Gran canción.

            “Cygnus” continúa la línea de Draco. Muy experimental y compleja, en un desarrollo sonoro de casi siete minutos, donde la tensión musical va en aumento,  hasta que, cuando uno menos se lo espera, llega el final, abrupto, sereno y tajante.

            Parque Cero cierran el disco con “E8xE8”, con un comienzo tranquilo y tan atmosférico como el resto del disco, que será alternado con elementos llenos de distorsión. Quizá por ello, aunque ronda los cinco minutos de duración, se hace corto. Muy buen final para un gran disco.

 

Candido Cisneros (mayo 2014)

 
 
cylcultural *********grabaciones