intro     los comienzos     periodo actual        
 
 
 

por Ana Gallego y Angel Sánchez

El barco de Teloncillo zarpa de nuevo

Primeros pasos y nuestro primer espectáculo:

Angel Sánchez y Ana Gallego volvemos a retomar la andadura de Teloncillo a partir de octubre de 1996, con el permiso de los antiguos miembros de la compañía que mantenían su nombre vivo como asociación cultural. Teníamos mucho material; poemas, canciones y cuentos que, entre ambos, habíamos ido componiendo y recopilando. Con todo el material y con una guitarra, nos fuimos a Valencia a contárselo y a cantárselo a Eduardo Zamanillo, director del PTV de Valencia, por cierto, ¡con una resaca!, después de una noche mojada en ron bajo el haz de la famosa luna de Valencia. Lo que le pedimos a Eduardo Zamanillo era que tramara un guión con todo ese material y, a ser posible, que fuera una obra de maleta, músico y una actriz-cantante. Eduardo, tan buen amigo, se comprometió a escribirnos un texto “por entregas” con final para el 7 de julio de 1996, San Fermín, que así se llamaban los protagonistas del montaje; Fermín y Fermina. Juan Luis Sara –incorporado al proyecto- entró como actor, Juan Carlos Pastor diseñó y realizó la escenografía, que de una maleta se convirtió en un cesto de mimbre que a su vez se convertía en un barco y muchas cosas más. Manolo Sierra que se alegra de este renacer de un antiguo sueño, nos hizo un buen cartel y una buena publicidad sobre nuestro primer espectáculo como Teloncillo Por el mar de las Antillas, con la música en directo y la dirección de Angel Sánchez y como actores Ana Gallego y Juan Luis Sara. A Juan Luis le sustituyó, primero, Borja Gutiérrez Semprún y por último Javier Carballo. Javier Carballo forma parte de Teloncillo desde 1997 como actor fijo.

En nuestro peculiar barco se subieron más personas a las que, de verdad, tenemos que agradecer que nuestro barco zarpase en octubre de 1996, el primero de abordo fue Miguel Angel Pérez, Maguil, que nos hizo un buen estudio de mercado con el que nos dirigimos, sin ninguna suerte, a varias empresas vallisoletanas que estaban más por el “fúrbol”, y otros deportes de masas, que por el teatro para niños, menos mal que unos chicos de Pucela, creyeron en nuestro proyecto y nos apoyaron, Los Celtas Cortos, un grupo de música conocido dentro y fuera de las fronteras de nuestro país que nos pagaron nuestros primeros carteles y nos cedieron su local un par de años. Además de los Celtas hubo otras personas que inmediatamente colaboraron con nosotros; Pacho, nuestro iluminador preferido, Fernando Pérez, un manitas, Teo del Pani, Elisa Colías, Ricardo, un gran amigo y colaborador que nos dejó el año pasado, Choni, Pablo, Manolo el de la óptica, Cristina y todos los amigos de La Cistérniga que nos cedieron generosamente su teatro “La Nave”. Gracias a todos ellos y a nuestros familiares y demás amistades que nos prestaron el dinero para pagar las velas del barco, pudimos navegar, en primer lugar, por los mares de trigo de esta tierras castellanas. A todos ellos les debemos nuestra existencia porque de habérselo pedido a un banco seguro que todavía andábamos con intereses pendientes de pago.

 

En octubre de 1996 estrenamos en La Nave de La Cistérniga con una gran afluencia de público; gente del pueblo, amigos, programadores; Susana Herreras, Juan González-Posada, Andrés Muñoz ( gracias a esa representación, la Cistérniga entró en los circuitos escénicos de la Diputación de Valladolid), antiguos teloncillos (Manolo, Tomás, Toñi…), compañeros de la profesión, críticos y familiares, con la gran suerte de que la propuesta gustó y que inmediatamente nos salió bastante trabajo en la Red de Teatros de C y L. A primeros de 1997 nos seleccionaron para acudir a FETEN, conocida Feria de teatro en Gijón dedicada a niños, niñas y jóvenes, allí nos dimos a conocer entre los compañeros de oficio.
Nuestro barco se ganó un hueco en las programaciones más veteranas de este país dedicadas en exclusiva al teatro para los más pequeños… Ese viaje Por el mar de las Antillas fue muy feliz, nos lo pasamos realmente bien y nos dio muchas satisfacciones pero, sobre todo, nos animó a seguir trabajando para los más pequeños, pues teníamos mucho material en la cartera y comprobamos de primera mano que había gente muy interesante, muy currante y muy comprometida en esto del teatro para niños, en el que muchos compañeros no creían ni creen actualmente, seguramente por puro desconocimiento pues se están haciendo montajes muy innovadores, con mucha valentía, tanto estética como ideológica. En el mundo del teatro para niños nos hemos topado con gente que tiene muchas ganas de luchar porque este teatro tenga un lugar digno en el panorama teatral de este país y realmente nos hemos contagiado de ese entusiasmo hasta el punto de llevar a cabo muchas propuestas asociativas, de implicarnos al máximo en varias asociaciones y colaborar activamente con diferentes personas e instituciones, tanto de España como de fuera de ella. Nos interesa todo lo que se hacía en aquel momento y lo que se sigue haciendo y nos hemos embarcado con muchas gentes en este empeño, pero este es otro cantar, ¡perdón, otro viaje!.

 

Primeras decisiones empresariales:

Nada más empezar a navegar por esas carreteras, incluso antes, ya tomamos la buena decisión de tener una sede-oficina y dejar nuestras casas, para eso que se hace en ellas, vivir. Fue en la calle Veinte de Febrero 6, 1º B, donde desde entonces Teloncillo comparte oficina con Maguil, además de ideas nuevas, proyectos, músicas…y la rica ensaladilla del bar de abajo, el Daicoco, nuestra segunda sede.

Otra importante decisión es que nosotros no debíamos ni queríamos vender nuestros trabajos, había que buscar a otra persona, así que nos pusimos manos a la obra y cosas del destino, inmediatamente apareció en nuestra mente alguien que creíamos podía valer, y que, además de amiga, era gran amante del teatro. En esos momentos tuvimos la suerte de que trabajaba en algo que no le iba y estudiaba su segunda carrera por las tardes, así que no nos costó mucho convencerla de que por las mañanas se embarcara con nosotros y navegara contra viento y marea en esto de la difícil tarea de la distribución. Como los principios no son fáciles para nada ni nadie, mantuvimos a Mª del Valle Sara, -Valle- que así se llama nuestra imprescindible compañera, en nómina. Si pedir dinero es difícil, vender teatro es dificilísimo, por eso, Valle, y gracias a que aguantó gustosa duros inicios en los que aprovechó también para estudiar y viajar, hoy en día es alguien fundamental en nuestra compañía.

El segundo espectáculo: “todo un juguete”

En 1998 fueron Vicent Vilá, director de la Sala Escalante de Valencia y Mª Angeles Jiménez, actriz, escritora, directora, etc.… los que dieron forma a nuestros poemas musicalizados de Celia Viñas en un espectáculo llamado: Las manos de mi abuela, un monólogo interpretado por Ana Gallego y dirigido por Angel Sánchez, para pequeños de 3 a 6 años, con canciones en directo, la música no es en directo, pero está muy elaborada y grabada en el estudio de Armando Records, otro de los colaboradores habituales de Teloncillo. Juan Carlos Pastor nos hace una escenografía a medida del espectáculo pues asiste a los ensayos a la vez que la construye, Pacho nos diseña la luz y Choni nos diseña y elabora el vestuario, algunos objetos de goma-espuma y el cuaderno pedagógico.

Este nuevo viaje discurre a través de los sentimientos y la memoria afectiva de Celia, la protagonista, que llega a casa de su abuela después de muchos años. En el desván, se encuentra con todos los juguetes y objetos de su infancia, al irlos descubriendo se agolpan todos los recuerdos y los buenos momentos pasados junto a su abuela. El pre-estreno, como todos los pre-estrenos de Teloncillo, también fue en La Cistérniga, con un ataque de pánico al ver a esos niños tan pequeños, que ni colgaban sus pies de las sillas del teatro. Superado este primer trago hemos hecho muchos bolos, campañas, viajes y muchas risas.Todavía hoy seguimos representándola y como función curiosa señalamos la de Mélida (Peñafiel) donde celebramos los 100 años de la abuela Teodosia, que hoy todavía vive y en julio cumplirá los 103 años.

Nuestro primer viaje a Colombia:

En septiembre de 1998 y de la mano de Luis Matilla, dramaturgo teatral, fuimos a las Jornadas Juveniles Latinoamericanas en Manizales (Colombia) donde además de conocer una nueva realidad social de primera mano, rodeados de jóvenes inquietos y del director de las jornadas, Pedro Nel Zapata, otro joven eternamente comprometido con los niños y los jóvenes de Manizales, pudimos hacer gira por distintas ciudades del país (Popayán, Ibagué, Armenia, San Juan de Pasto) y volver con las pilas cargadas de compromiso social y con más ganas que nunca de hacer teatro para los niños. ¡Qué niños, qué jóvenes, qué país y qué publico el colombiano!

El tercer espectáculo: el más viajado.

Queríamos hacer algo diferente, sin canciones, más profundo, que contara cosas importantes y que se las contara a los niños y a los grandes directamente al corazón; ahí volvimos a contar con Eduardo Zamanillo, la cita fue en Pastrana a mitad de camino entre Valencia y Valladolid, allí fue donde fraguamos lo que iba a ser el espectáculo más exitoso y reconocido de Teloncillo; La ramita de hierbabuena.


cartel de Manolo Sierra, 1999

Dirigido por Angel Sánchez e interpretado por Ángeles Jiménez, Javier Carballo y Ana Gallego, a la que de vez en cuando sustituyó Natalia Barceló. ¡Qué texto, qué dirección, que música, qué vestuario y qué actores! Estas han sido las palabras que más hemos oído desde que en el año 1999 en el Teatro Juan Bravo de Segovia estrenamos este montaje, que tantas satisfacciones, premios y reconocimientos nos ha dado. En esta ocasión el diseño de la escenografía, cuatro fichas de dominó gigantes, fue de Juan Carlos Pastor, pero nos las realizaron los artesanos de Traspinedo, Carlos y Diana. Volvimos a FETEN (Gijón) en el año 2000 y nos dieron dos premios; al mejor texto -Eduardo Zamanillo- y a la mejor actriz -Mª Angeles Jiménez-, actriz que además diseñó y confeccionó el vestuario y fundamentalmente, nos salieron tantos bolos, que a partir de esa Feria nuestra vida fue un continuo viaje sin descanso hasta el punto que algunos nos resentimos físicamente, fueron tantas cargas y descargas de las famosas fichas de dominó que ya no sabíamos si íbamos o veníamos. Fue trabajoso, pero fue gustoso porque nos permitió ser conocidos en casi toda España, salvo Cataluña, donde nunca hemos pisado en esta nueva etapa de Teloncillo, es una asignatura pendiente.

Nuestro segundo viaje a Colombia:

En 1999 volvimos a Colombia, esta vez, llevamos nuestro espectáculo, Las manos de mi abuela, y volvimos a girar por el país (Manizales, Armenia, San Juan de Pasto, Santa Marta) y a disfrutar con los amigos y el público colombiano y con las experiencias personales y profesionales. Fue justo a la vuelta de Colombia cuando en octubre, en el teatro Juan Bravo de Segovia y con Toñi como gerente del mismo, cuando estrenamos La ramita de hierbabuena.

www.teloncillo.com:

En el año 2000 Isidro Alonso nos propone el diseño de una completísima página web; con un apartado interactivo para los niños en el que podían jugar, y otro para los adultos, meramente informativo de nuestros espectáculos: www.teloncillo.com

www.teloncillo.com
por Isidro Alonso

Aceptamos gustosamente, aunque con “peros” porque por aquel entonces la cosa de Internet estaba empezando en nuestra profesión. No sólo acertamos sino que dimos en el clavo porque ese mismo año ganamos el premio de Innovación que convocó la Junta de Castilla y León. Fue una de nuestras mejores inversiones. Después de este tiempo, hemos comprobado que es una herramienta imprescindible en nuestro trabajo, un gran escaparate y además, Isidro todos los años la cambia y la rediseña casi completamente. Es atractiva, activa y dinámica y nos consta que muy visitada.

Otras actividades y trabajos:

En esas mismas fechas, Angel fue ayudante de dirección del espectáculo del PTV (Valencia), Y de repente Plifff… desde ese trabajo y hasta la fecha Angel ejerce tareas de ayudante de dirección del PTV. Así lo ha hecho en sus otros espectáculos dirigidos todos ellos a niños: Animalico e Invisible.
También Ana, tanto para la Junta de Castilla y León como para la Unión de Actores de Castilla y León ha coordinado varios cursos para profesores y para actores entre los años 1999 y 2004; interpretación, voz, máscara neutra, danza clásica y contemporánea, interpretación en cámara, etc… con grandes profesionales y pedagogos de la escena.

El cuarto espectáculo: Una adaptación

Entre bolo y bolo de La ramita de hierbabuena, con otro elenco de actores -Silvia Martín, Almudena del Hoyo y Angel Téllez- y con una nueva técnica de luces y sonido en gira; Miriam Clavero, pero con el mismo autor, Eduardo Zamanillo estrenamos en el año 2001 nuestra peculiar versión de Tartarín de Tarascón. Fuimos a Tarascón, leímos todo sobre Daudet, elegimos músicas preciosas y nos lo pasamos en grande ensayando en el local generosamente cedido por Teatro del Azar, en uno de los momentos más tristes de esa compañía, con un gravísimo y mortal accidente que nos dejó a todos tocados y muy, muy afectados. Este montaje, de una gran calidad estética, bajo nuestro personal punto de vista, se resintió porque los “amigos” teatreros querían otra ramita de hierbabuena. Aún así, hicimos muchos bolos y mantuvimos el espectáculo casi tres años.

Con Tartarín colaboraron con nosotros, además de las personas habituales, como Pacho, otras personas: Isabel Contreras que nos hizo el vestuario y los animales, el Taller de Encarnita de Valencia que nos hizo la escenografía, Porri, amiga y coreógrafa valenciana y El Abanico, un grupo de maestros y pedagogos que nos diseñaron un cuaderno pedagógico tan completo que desde entonces son ellos los encargados de elaborarnos los de todos los espectáculos. También liamos a familiares nuestros cuyo trabajo y entrega hacia el proyecto nos ilusionó tanto o más que el propio proyecto, Adolfo Sánchez, todo “un manitas” y Maruja Redondo, toda “una manitas”, también cosió y cosió el amigo José Soto. Isidro Alonso, desde ese momento, es colaborador y diseñador habitual de todas nuestras escenografías, vestuarios, además de toda la publicidad de la compañía, él es otra de las personas imprescindibles en nuestro proyecto artístico y personal.

El quinto espectáculo: “El más colectivo”

Mientras el equipo de Tartarín iba de gira, nosotros nos pusimos a investigar de cara al siguiente proyecto de Teloncillo. Nuestro objetivo era claro: hablar sobre los niños y la pobreza, después de esta certeza, centramos nuestras energías en recopilar mucho material sobre Juanito Laguna. Este personaje, muy conocido sobre todo en Argentina, fue nuestra motivación para afrontar nuestro nuevo trabajo, desde Juanito Laguna llegamos al pintor argentino Antonio Berni, al músico Piazzola, a un montón de poetas argentinos y latinoamericanos que escribieron poemas bellísimos sobre este triste, pero cariñoso personaje, “el pobre Juanito” que es como lo conocen por otros lares. Gracias a uno de los cursos que coordinaba Ana en Peñaranda de Bracamonte para profesores, conocimos a una gran persona, a un gran director y actor que desde entonces se convirtió en amigo, Juan Carlos Moretti, que por esas fechas ya vivía en Valladolid trabajando como director y actor de Teatro del Azar.

 
por Manolo Sierra

Qué mejor manera para trabajar sobre los niños de la calle en Argentina que con alguien que ha conocido muy de cerca este tipo de personajes, en su larga y fructífera trayectoria artística con Teatro del Galpón, en Montevideo, Uruguay, con quien ha viajado por todo el mundo, especialmente por todo Latinoamérica y ha conocido todo tipo de realidades sociales.
Nuestra propia realidad, con niños explotados en la calle, tampoco estaba exenta de Juanitos Laguna, así que en enero de 2001, Juan Carlos Moretti, nos pidió a todos, Angel, Javi y Ana, una implicación total en el proyecto, y así lo hicimos. Todos escribimos historias, todos aportamos ideas, y todos nos pusimos bajo la codirección de Juan Carlos Moretti y de Angel Sánchez. Nos enamoramos rápidamente de Juanito y de Ramona, los dos personajes, protagonistas junto con la música en directo, de Cuéntame un Cuento, dirigido a niños y niñas a partir de 7 años y público familiar. Esta vez los Celtas Cortos también colaboraron con nosotros, no sólo prestándonos el título del espectáculo sino también permitiéndonos cantar una versión de su famoso tema Cuéntame un Cuento. El proceso de Cuéntame un Cuento fue rápido, colectivo, único, los frutos los recogimos desde el primer momento. El estreno en el Teatro Juan Bravo de Segovia lo celebramos con familiares y amigos, pues el trabajo gustó y todavía seguimos emocionándonos y emocionando a grandes y a chicos con nuestros dos personajes; Juanito y su amiga Ramona, la vida y los sueños de dos niños que carecen de todo, menos de la amistad del uno con el otro.
Con este trabajo hemos recibido un premio que nos concedió el público de la Feria de Ciudad Rodrigo al mejor espectáculo para niños de 2004. Actualmente seguimos con él en repertorio.

Momentos musicales y solidarios:

Al mismo tiempo que ensayábamos Cuéntame un Cuento, grabamos un disco solidario con los niños de ASPAYM, junto con algunos miembros de los Celtas Cortos, que llevó el mismo nombre que el espectáculo que estábamos preparando: Cuéntame un Cuento. Además de incluir la canción de los Celtas Cortos; Cuéntame un Cuento, el resto de los temas del disco son nuestros, algunos de ellos versiones de conocidos temas populares y otros de nuestros espectáculos.


venga, venga, cuéntame un cuento

Este disco nos hizo ilusión porque era nuestro primer disco en el mercado. No ganamos nada desde el punto de vista material, como fue lo acordado, pues se trataba de ayudar a niños discapacitados y recaudar fondos para sus campamentos de verano. Gracias a ASPAYM a los que reconocemos una labor ingente y necesaria, muchos niños y grandes y sus familias, tienen más ayudas y apoyos. En este proyecto también colaboró generosamente el pintor más solidario de los que conocemos, Manolo Sierra, que hizo un trabajo muy bueno con la portada y la carátula del disco. info completa sobre el disco =>

Más espectáculos y más gente/
Y con este ya van seis:

Nuestro siguiente espectáculo no nos quitó el sueño porque ese no era nuestro objetivo, más bien al contrario, nuestro siguiente objetivo era que los niños durmieran mejor. Para ello nos colamos en las habitaciones de algunos niños y así saber que les ocurría en esas horas donde la luna manda en lo más alto y el mundo de los sueños, de las sombras, de las pesadillas, del descanso, etc.… se presentan, ante unos, como la hora más relajada y feliz y para otros, incluidos los mayores, como una auténtica pesadilla. Nuestro siguiente espectáculo se llamó: Quiero Dormir, lo estrenamos en el Teatro Principal de Palencia en el año 2003, lo dirigimos especialmente a niños de 3 a 6 años y público familiar. Quisimos desde el humor, la ternura y las “soluciones sencillas” desdramatizar esas angustian que acompañan por las noches a algunos niños y adultos. Este es nuestro espectáculo más terapéutico.

Con Quiero dormir hemos incluido por primera vez las nuevas tecnologías, de una manera muy sencilla y mágica hacemos que a través de un pequeño proyector se abra y cierre una ventana en la que proyectamos unas animaciones que son el anuncio de lo que va a ocurrir luego en escena.
En escena estamos el equipo habitual de Teloncillo, Ana Javi y Juanlu, que nos desdoblamos en distintos personajes para hablar del sonambulismo, del pis, de los sueños o pesadillas nocturnas, de los miedos y de las fantasías. Todo el equipo de este espectáculo era el habitual salvo un artesano italiano que vive en León llamado Giovanni Papi, que nos construyó una escenografía preciosa diseñada por Isidro Alonso y con El Pozo Amarillo, otras artesanas de Valladolid que realizaron parte de la utilería.

En octubre de ese mismo año Valle fue mamá de Mateo, pero antes de dar a luz Valle compartió algo más de un mes de trabajo con Marta Pérez, que sería la que la sustituyera en la oficina durante un año, que Valle nos pidió de excedencia para cuidar y criar a Mateo. A la vuelta de Valle nos da una tristeza terrible perder de vista a Marta y con algún esfuerzo económico la mantuvimos en nómina con la intención de que Valle siguiera al tanto de las ventas y Marta la que llevara los bancos, las cuentas y el orden en la oficina, tareas ambas complicadas e imprescindibles para nosotros.

Un encargo/
El séptimo es una coproducción:

Por fin nuestra administración nos hace un encargo apetecible y nos plantea un reto nada desdeñable: un Quijote para niños de 6 a 11 años. Era una oportunidad que no podíamos dejar escapar, primero por tener un apoyo directo y decidido de una institución y segundo, por poder crear un proyecto común, dirigido en exclusiva a escolares de nuestra Comunidad, con la implicación de mucha gente. En el año 2005 la Junta de Castilla y León a través de la Fundación Siglo para las Artes nos propuso a Teloncillo y Achiperre de Zamora que presentáramos un proyecto en coproducción con motivo de la celebración del cuarto centenario de la publicación del Quijote de Cervantes. Decidimos llevar a cabo la coproducción y diseñamos un proyecto del que realmente estamos satisfechos todos los que participamos en él.

Se llevó a cabo desde Valladolid y bajo la supervisión directa de Teloncillo. El responsable del seguimiento del proyecto fue Ricardo Rocha, que desde el primer momento trabajó para que todo funcionara con la precisión de un reloj. Llamamos a Marcelo Díaz, un director argentino con residencia en Alemania desde hace más de 20 años y con una gran experiencia en el teatro para niños y jóvenes. Él ya tenía una versión muy especial del Quijote que nos gustó mucho así que nos pusimos de acuerdo en fechas, hicimos una prueba de actores, seleccionamos actores de la Comunidad, Raúl Camino, Felix Muñíz, Diego Fariña, Javier Juárez y la músico Raquel Soto, ensayamos en Laguna de Duero en el estupendo Teatro de las Artes, nos hizo la escenografía, Red-producciones, el vestuario Eva Brizuela y en gira fue de técnico, Miriam Clavero. Estrenamos en el marco de la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo. A lo largo de tres meses el espectáculo giró por todas las provincias de la Comunidad y en los teatros de la Red. Hicimos un proyecto muy completo: un día, los martes, los actores visitaban algunos colegios cercanos al teatro donde iban a actuar, luego actuaban 3 días seguidos haciendo 2 funciones diarias. Queríamos que los colegios trabajaran con un cuaderno pedagógico muy completo, cuyo contenido lo desarrollaron los amigos del Abanico, Víctor y Mario, entre otros. Cada niño recibía un programa de mano muy atractivo que llevaba a modo de lanza de Don Quijote un lapicero, todos los diseños, incluido el de la escenografía eran de Isidro Alonso.

Volvemos a nuestros espectáculos/
El octavo espectáculo es un enigma:

Después de Quijote! volvimos a retomar una vieja idea varias veces pospuesta por no saber como afrontar un tema tan difícil, hablar sobre el enigma de Kaspar Hauser, un niño alemán que apareció en 1828 en la plaza de Nüremberg con un papel de la mano después de haber pasado 14 o 15 años encerrado desde los tres, sin haber visto a nadie. Este tema es muy conocido y tratado en Alemania porque supuso todo un crack para la sociedad del momento, se hicieron estudios médicos, se redactaron libros sobre derecho y se estipuló un nuevo delito, el delito contra el alma. Se han escrito novelas, libros y se han hecho muchos estudios psicológicos al respecto.

Viendo un espectáculo que se llamaba Las mil grullas, pensamos que quien había dirigido ese espectáculo podía llevar Kaspar a buen puerto y así fue, nos fuimos a Lisboa en busca de Claudio Hochmann, un argentino muy conocido en la escena teatral española a raíz de cosechar varios éxitos con montajes muy diferentes dirigidos a niños y jóvenes. Su propia compañía la Woman Shakespeare Company, hace versiones muy especiales del autor inglés para niños y jóvenes y actuados exclusivamente por mujeres. Claudio es un gran autor y director teatral, que nos ha escrito y dirigido una maravillosa versión sobre la historia de Kaspar Hauser. Kaspar se estrenó en mayo de 2006 en el Auditorio de Medina del Campo, dirigida a niños mayores de 7 años. Es un montaje cuya escenografía, diseñada por Isidro, es un baúl de donde salen todos los objetos que se utilizan. Todo un enigma, todo un reto con el que una vez más contamos algo de lo que queremos hablar, en este caso, lo importante que es que perdamos la libertad, que mantengamos a gente encerrada en contra de su voluntad. Hablamos del trato a los diferentes, un tema tan de actualidad, hablamos del teatro dentro del teatro, en fin, se tocan temas interesantes y se hace de una manera igualmente interesante.
En esta ocasión los actores son Silvia Martín, Juan Luis Sara y Javier Carballo. La parte técnica en gira la cubre Alex que a su vez trabaja para MEG.
Por este trabajo Juan Luís Sara ha recibido el Premio al Mejor Actor de Castilla y León, 2007, otorgado por la Unión de Actores de Castilla y León.

Los bebés/
El noveno es un nuevo reto:

Vamos a acabar esta pequeña historia o reseña de Teloncillo no sólo hablando de teatro para niños, sino que lo vamos a hacer hablando de trabajos para bebés. En el Festival de Avignón de 1998 vimos nuestro primer espectáculo dirigido a bebés, aunque antes ya habíamos oído hablar por boca de Carlos Herans de este tipo de trabajos y habíamos visto algunos vídeos, nos impactaron varias cosas: que la publicidad decía que era teatro para bebés y que el aforo no podía ser mayor de 30 personas. Eso sólo lo conocíamos en festivales de teatro y con montajes muy especiales y de compañías extranjeras. También nos gustó mucho como respondió el público, eran bebés en el regazo de sus papás que libremente (los que querían) se movían por una sala en el que dos chicas bailaban al son de una música muy suave y sugerente, rodeadas de telas de colores. No podemos decir que lo que vimos del espectáculo nos gustara, pero nos atrajo el comportamiento tanto de los niños como el de los adultos, de respeto y expectación a lo que allí ocurría. A partir de aquel año han girado por España varios espectáculos europeos dirigidos a estas edades.

A partir de esas compañías y de experiencias muy positivas en ese campo, varias compañías españolas nos hemos lanzado a dedicar nuestra energía a este público tan, tan peculiar, tan, tan pequeño y tan, tan poco numeroso por función. Después de probar en colegios de niños cercanos a nosotros y comprobar que nuestra música, voces y sonidos los cautivaban y atraían, nos hemos lanzado, esta vez a la piscina, y hemos hecho nuestro primer trabajo dedicado a estas edades: MUUU…
Con Muuu… las cosas de Celia hemos vuelto a nuestros orígenes; canciones, sonidos, juegos. Empezamos con un barco llegando a islas de las Antillas y acabamos con un espectáculo-maleta, donde junto con una guitarra y un pequeño amplificador nos movemos por colegios infantiles, bibliotecas y por teatros, donde subimos a los niños al escenario.

Nuestro tercer viaje a Colombia:

Pero si con la imaginación hemos viajado y volado en miles de ocasiones, antes de acabar 2006, en septiembre-octubre, hemos vuelto a Manizales (Colombia), hemos retomado La Ramita de Hierbabuena, proyecto que dejamos pendiente con las Jornadas Juveniles Latinoamericanas, hasta que las condiciones sociales de allí fueran mejores y, por fin, hemos vuelto a comprobar que es un gran país con una gran gente, con ganas de saber y conocer y emprender proyectos en los que nadie de estos lares sería capaz de meterse porque nadie apostaría por ellos. Por arriesgados, por locos, por atrevidos, por cultos, porque saben mirar con una mirada limpia y porque valoran la cultura como el mayor valor que pueda tener una persona, una ciudad y todo un país. Siempre merece la pena volver a Colombia y venir con las pilas cargadas para más proyectos, contactos, reuniones, asociaciones…

Asociaciones:

Llevados quizá por una herencia de otros tiempos, impregnados de luchas por la libertad, por los valores y por una cultura solidaria, como un principio al que no renunciamos, aunque a veces reconocemos cierto cansancio. Nos levantamos una y otra vez para unir nuestras voces a la de nuestros compañeros y sentir que todo lo que hacemos tiene sentido y lo tiene porque nos sirve a todos o a casi todos. Así Teloncillo está muy unido desde sus primeros tiempos tanto a la Unión de Actores de Castilla y León como a ARTESA, asociación de empresas de teatro de Castilla y León. Maguil es el gerente de ARTESA desde hace unos años.

Hemos estado muy implicados en el desarrollo de los tres congresos que han diseñado conjuntamente la Unión de Actores y ARTESA y que se celebraron en Burgos, León y Salamanca. Ana fue vocal del sindicato de actores casi 10 años llevando a cabo labores de secretaría en estrecha colaboración con Eduardo Usillos. En estos momentos Ana es la vicepresidencia de las dos asociaciones de teatro para niños que hay a nivel nacional: ASSITEJ (asociación española de teatro para la infancia y la juventud) y TE VEO (asociación de teatro para niños y jóvenes).

Y de momento nada más y… nada menos…ah, sí, estamos trabajando sobre un nuevo espectáculo basado en la figura de Marco Polo.

Ana Gallego y Angel Sánchez'07 (con “acortaciones” –chiste malo- de Maguil)


primera parte los del teloncillo, una peripecia personal

comentarios ?

artes escénicas       ValladolidWebCultural